jueves , abril 26 2018
Inicio / Curiosidades / Video: Este barco fantasma emerge de la nada y asustados lugareños logran fotografiarlo
Barca Fantasma

Video: Este barco fantasma emerge de la nada y asustados lugareños logran fotografiarlo

Cuentan que el pescador casi cae al agua del susto. Por detrás suyo, todavía a unos doscientos metros, se aproximaba en completo silencio un enorme barco de acero.

Esa mole parecía emerger desde el cálido amanecer correntino que teñía las nubes de color sangre en el río Paraná.

Luego, Gaitán contó que apenas pudo salir del rumbo de colisión remando febrilmente. La mole pasó lentamente a su lado sin oleaje y sin ronroneo de motores.

Se puso de pie en su bote para gritarle a la tripulación, pero un tétrico chirrido de hierros como de cadenas arrastrándose por la cubierta le cerró la garganta. La leve escoradura que presentaba del enorme barco permitía ver que no había nadie a bordo.

El corazón le dio un vuelco a Gaitán, las manchas de herrumbre y visibles muestras de abandono le terminaron por convencer; aquello que estaba viendo era “obra del diablo”.

La antigua leyenda correntina que habla de barcos fantasmas que emergen de la nada luego de estar hundidos durante siglos y que navegan fantasmales por el Paraná, había pasado a su lado. A Gaitán le corrió un escalofrío por la espalda curtida de tantos soles y desesperanzas.

Había visto el “Barco Fantasma”. De inmediato se arrodilló santiguándose y encomendándose al santo de su devoción.

Leyendas, creencias y 4G

La región de la mesopotamia argentina que incluye a las provincias de Formosa, Misiones, Corrientes y Entre Ríos, es pródiga en leyendas tétricas de aparecidos, fantasmas, “gualichos” (embrujamientos) y personajes misteriosos. Temores folclóricos que la tecnología se encarga (algunas veces) de esclarecer.

Es el caso de un adolescente que integraba otro grupo de pescadores. El joven tomó fotos con su teléfono celular y al retornar a la orilla, ya con señal 4G, subió las fotos y filmaciones del barco fantasma a las redes sociales causando conmoción.

Más aún, cuando alertados de lo que ocurría, el silente y misterioso barco pasó frente a la ciudad de Corrientes, río abajo.

Uros Z

Más tarde se pudo saber que el buque Uros Z —que además de 107 metros de eslora mide 14,5 metros de manga y 6,70 metros de puntal (alto como un edificio de tres pisos) se desprendió de su amarra en el astillero Corrientes S.A. donde aguardó por 20 años su botadura y salió a navegar sin ningún tripulante a bordo.

Así, avanzó el gigante por 58 kilómetros hasta detener su marcha contra un banco de arena. El motivo es materia de investigación. Mentes suspicaces señalan en off, que podría estar relacionado con un intento de siniestro fallido.

Pero, queda un detalle pendiente que salió a luz en las últimas horas, no es la primera vez que el Uros Z sale a “navegar” solo.

Algunos conocedores de la zona dicen que esta es la tercera vez que “sale”. También refieren que en el astillero hay varias historias inexplicables de las que prefieren no hablar.

De acuerdo a los datos técnicos brindados por la Prefectura Naval, la embarcación se desprendió de su amarra en el kilómetro 1.200 del río Paraná y derivó aguas abajo arrastrado por la fuerte corriente hasta el kilómetro 1.142, informó el diario correntino Época.

Ahora el barco deberá ser remolcado nuevamente hasta su astillero de origen.  El buque no se hundió, pero puso en peligro a la intensa navegación comercial entre Paraguay y los puertos argentinos.