jueves , abril 26 2018
Inicio / Entretenimiento / Fotos: El día que Lady Di bailó con John Travolta
John Travolta y Lady Di

Fotos: El día que Lady Di bailó con John Travolta

Un 31 de agosto de 1997, en un trágico accidente de coche en París, falleció la princesa Diana Spencer de Gales, la famosa y bella Lady Di, la carismática mujer que en Inglaterra sería conocida como la “Princesa del Pueblo”.

Su muerte conmocionó al mundo entero, aunque hubo un actor en Hollywood en particular que lamentó su muerte como si fuera el más allegado de sus familiares: John Travolta.

Ambos se habían conocido el 9 de noviembre en 1985, cuando la princesa y su entonces marido, el príncipe Carlos de Inglaterra, llegaron a Estados Unidos en una visita protocolar, siendo agasajados por el presidente Ronald Reagan y su esposa Nancy en una recepción que se celebró en la Casa Blanca.

Que John Travolta hubiera sido invitado a la recepción fue una elección personal y exclusivo de Lady Di.

Al parecer, y según contó años después Linda Faulkner, entonces secretaria de ceremonias del presidente Ronald Reagan, Nancy preguntó a los príncipes si querían contar con alguien en particular en la fiesta: “Cada uno mandó una lista y en la de ella estaba John Travolta”.

La princesa, al parecer, admiraba al conocido actor ítaloamericano desde el estreno de sus películas “Fiebre de Sábado en la noche” y “Grease”, en la segunda mitad de los años 70’, cuando Lady Di sólo era una adolescente.

Travolta Diana

Travolta recordaría años más tarde que “no tenía idea de que aquella noche hubiera algo planeado para mí.

Sólo me sentía honrado por haber sido invitado a ese evento, pues en ese momento mi carrera se encontraba en un punto muy bajo, pero, sin embargo, estaba en ese salón. Me sentí como un sapo que se había convertido en príncipe”.

Lo que Travolta no sabía es que en plena recepción, cerca de las 21:30 horas, la primera Dama de Estados Unidos, Nancy Reagan, se le acercó y me dijo que tenía un pedido especial de la princesa Diana: “Ella siempre tuvo el gran sueño de bailar con usted ¿Bailaría con ella?”. Travolta, sorprendido por la atención, contestó afirmativamente.

Luego que la orquesta arrancara con la canción “Shall we dance”, canción que Lady Di bailó con el presidente Ronald Reagan, mientras la Primera Dama hacía lo propio con el Príncipe Carlos, la misma orquesta, que tenía todo preparado, comenzó a tocar una selección de temas lentos de las películas “Fiebre de sábado por la noche” y “Grease”, momento en que Travolta se acercó a Lady Di y le preguntó con algo de timidez “Disculpe, Princesa, ¿le gustaría bailar?”. La princesa, inclinando la cabeza y algo sonrojada, contestó simplemente que “Me encantaría”.

Si bien cuando ambos comenzaron a bailar, había otras parejas en la pista de baile, pasados unos minutos los dos quedaron bailando solos, como el único centro de atención de todo el mundo.

Travolta recuerda que “antes de bailar juntos Diana había bailado con el príncipe Carlos. Eso me sirvió para comprobar a primera vista que era una mujer fuerte y que, sobre todo, había sido ella quien había guiado a su marido.

Yo era consciente de que todo el mundo estaba mirándonos en ese momento, así que traté de que se sintiera cómoda; puse mi mano en su espalda y le cogí la mano de tal forma que se sintiera segura de sí misma.

Y así fue. El baile fue fantástico gracias a ella porque no se comportó como alguien superior, sino todo lo contrario”.

Cuando la selección de canciones lentas terminó, los presentes no sólo aplaudieron, sino que vitorearon y gritaron a la pareja. Linda Faulkner, secretaria de protocolo del presidente Reagan, reconoce que nunca había visto algo así en la Casa Blanca.

Travolta y Diana

Cuando la recepción terminó, cerca de las 2 de la madrugada, en el aeropuerto de Washington, John Travolta tomó conciencia de lo que había pasado esa noche.

Cuando, todavía eufórico por el momento, le comentó a uno de los empleados del aeropuerto: “¿Sabe una cosa? Esta noche he bailado con la princesa Diana”, este, para sorpresa del actor, le contestó: “Ya lo sé. Todo el mundo en Estados Unidos lo sabe”.