Opinión

El Ministro de Salud y sus peligrosas ocurrencias

Escuchar esta noticia

De poco sirven los títulos y maestrías si al final la ciencia queda relegada y predomina el populismo político e irresponsable, pero que simpatiza con los «tontos políticos» que no ven como son utilizados como carnadas para alimentar los intereses de unos pocos.

Un ministro (Daniel Salas) que ignora la realidad de lo que ocurre en Italia, de lo que ocurre en España, de lo que ocurre en Francia, no puede ser un buen ministro, pero un ministro que ignore a drede lo que está por ocurrir en su país, es un cínico, por más bonito que hable.

Porque en este momento de crisis mundial los países no se necesitan ministros que hablen bonito y con firmeza, ni que casi lloren enojados mientras dan su discurso, los países urgen de ministros que tomen decisiones responsables, aunque sean extremas, porque el objetivo es salvaguardar la salud y la vida de sus ciudadanos.

No puedo aplaudirle a un ministro que toma decisiones reaccionarias y no preventivas, que espera que suceda la tragedia para resolverla.

No puedo aplaudirle a un ministro que defendió mantener abiertas las escuelas sin importar lo que esto ha representado para otros países en la rápida propagación del virus, que en su momento calificó esta medida como una ocurrencia, pero que al final tuvo que decidirse por esa «ocurrencia», quizá una decisión muy tardía, eso lo sabremos en 22 días.

No puedo aplaudirle a un ministro que se negó a sugerir el cierre de fronteras, sin medir las consecuencias de seguir recibiendo pasajeros sin el más mínimo control, mientras casi todos los países las cerraron, el ministro calificó la medida de una «ocurrencia».

También:  “Saliva Chavista” salpica a Costa Rica?

Al final tuvo que decidirse una vez más por la «ocurrencia», quizá una decisión muy tardía, eso lo sabremos en 22 dias.

No puedo aplaudirle a un ministro que prefiere escuchar la voz de un grupo de poder, cuyo único interés es proteger su imperio económico, sin importar las vidas que esto cueste.

Es por eso se resiste a solicitar la aprobación de un estado de excepción, al que califica de «ocurrencia», excepción que limitaría el libre tránsito para que definitivamente la gente le haga caso a sus súplicas de «quédate en casa», que tanto ha dicho, pero que lamentablemente no ha hecho eco en los mismos que le aplauden, pues siguen paseando, en ferias, en parques y hasta en fiestas, sin medir ninguna consecuencia.

¿Quedarse en casa?

¿Y cómo se van a quedar en casa si cada vez que habla el mensaje subliminal del ministro es que esto no es tan grave?

Si, porque el ministro mientras llama con vehemencia a quedarse en casa, admite que no existe protocolo para atender las muertes, y es más, dice que no hay problema en que la gente salga a correr o pasear el perro, porque no quiere detener el país.

Definitivamente el ministro millenial no entiende que «quedarse en casa» no es un «hashtag», es una orden, orden de la que nos pueden hablar los italianos, los españoles y los franceses, que por tomarla por menos y no ser estrictos en su cumplimiento, hoy lamentan sus muertos por miles.

También:  Señor Carlos Alvarado: Usted se pasó de la raya!

Ahora están condenados a quedarse en casa, ya no por mandato de sus gobernantes, sino por el mandato de sus muertos. Por aunque tarde, el estado de excepción o toque de queda llegará. La diferencia es que si hubieran tomado la decisión a tiempo, podrían controlarla.

Si, y no es una ocurrencia, que lo digan los rusos o los surcoreanos. Rusia una nación de 144 millones de habitantes registra pocos casos, si hacemos una conversión matemática, si Costa Rica hubiera adoptado las mismas medidas que Rusia, solo deberíamos tener 13 casos confirmados y no tantos.

Rusia y Corea del Sur

¿Qué hicieron los rusos? ¿que hicieron los surcoreanos para achatar la curva de casos? tomar medidas extremas desde el primer momento.

Pero el ministro como buen tico es un «valepistolas», y según sus matemáticas (bastante malas, por cierto), un estado de excepción solo atrasará la curva, nada más torpe que dejarse decir semejante «yegüada».

Si yo tengo un caso que contagia a 2 (según en promedio de la OMS) si no detengo a ese caso mañana tendré 3, después 9, luego 27, después 81, más tarde 243, luego 729 y después 2187.

Pero si cuando tenia 81 detiene la circulación, las autoridades tendrán tiempo para fortalecer el sistema hospitalario, detectar la mayor cantidad de casos posibles para aislarlos y evitar que sigan contagiando y podrá establecer controles migratorios, para cuando se levante la cuarentena la curva estará más horizontal, y por ende controlada.

También:  El primero en renunciar debió ser Carlos Alvarado

Los demás están equivocados

Según este ministro de salud (el mismo de la norma técnica del aborto), los ministros y secretarios de Salud de Alemania, Francia, Italia, España, Corea del Sur, EEUU, Guatemala, El Salvador, Perú, Chile, Argentina y Bélgica están equivocados al paralizar sus países como medida para detener la propagación.

Claro, si probablemente se asesora con los jerarcas de salud de Nicaragua, con quienes se reunió este fin de semana, ¿de qué hablaron? ¿qué acuerdos tomaron?, seguro de no hacer nada, porque en ambos países las medidas son bien ralas.

Quizá a más de uno le caiga mal con mi comentario, así también le caí mal a más de uno cuando dije que Luis Guillermo Solís dejaría a país con sus finanzas enfermas, así le caí mal a más de uno cuando dije que el Plan Fiscal Regresivo no resolvería el déficit y que impactaría negativamente el consumo, aumentando el desempleo y que las calificadoras nos bajarían la nota.

No seamos carnada del PAC, no caigamos en sus juegos, no aplaudamos sus discursos populistas y exijamos acciones concretas o lamentaremos lo que se nos está por venir.

Escrito por Ronald Fernández

Nota: los artículos de opinión publicados por distintas personas de manera voluntaria. Esas personas no son parte del Staff oficial de nuestro diario y no representan ni reflejan la posición editorial de Noti Costa Rica. De esta manera aclaramos que no asumimos como nuestras esas declaraciones.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar