Nacionales

A quien le importa la inclinación sexual del Presidente?

Si el Presidente es o no es homosexual  no debe importarle a nadie, si acaso a su esposa.

A nadie le debe importar la inclinación sexual de otro pues cada quien con lo suyo.

Lo que si importa, es lo que el tal Presidente haga de su investidura presidencial. Pareciera que la investidura presidencial le importara un rábano.

No le ha importado «despilingarse» entre una manifestación de individuos de su mismo sexo con quienes se abrazaba tiernamente y eso sí debe importarnos a todos los costarricenses.

El presidente, aunque no nos guste, es el máximo representante de los costarricenses y como tal debe de observar una posición equidistante y respetuosa de los diferentes grupos que componen la sociedad que él representa.

Debe mantenerse en una posición de equilibrio entre las huestes en contienda.

¿Qué pasaría si los manifestantes en discrepancia requirieran de una decisión arbitral del Primer Ciudadano? como muy a menudo ocurre.

¿Qué confianza le merecería a los diversos grupos sociales la representación de alguien que se revuelca en el fango de las manifestaciones callejeras, independientemente de quiénes las protagonicen?

Después del domingo pasado, ese Presidente quedó convertido en una piltrafa a la vista de todos los ciudadanos.

Las altas autoridades del país, judiciales, legislativas, religiosas, políticas y de las que sean, esperan imparcialidad como debe ser la parcialidad del juez.

Esto porque las altas autoridades mencionadas de alguna manera juzgan y no deben adelantar criterio por ninguna razón.

Se expuso, el señor Presidente, a que se le insulte en estas redes y en otros medios.

Es un hecho que los “memes” denigrantes y ridiculizantes no se han hecho esperar y la culpa sólo él la tiene.

También  Carlos Alvarado quiere reunirse con la Alianza Evangèlica

No puede el Presidente clamar por respeto si él se ha irrespetado a sí mismo y a la investidura que le impusieron la mayoría de los costarricenses en las últimas elecciones.

Practique sus inclinaciones sexuales el señor Presidente cuando quiera y como mejor le satisfaga, en privado como lo hacemos todos, pero no se exhiba tan impúdicamente como lo hizo ayer porque no es el mejor ejemplo para los costarricenses que esperan respeto especialmente del primer mandatario.»

Escrito por Federico Malavassi Vargas.
Tomado de Facebook.

Escuchar esta noticia
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios