Ciencia

Ni ratas, ni murciélagos, esta culebra es la culpable del coronavirus chino

Escuchar esta noticia

Dentro de las investigaciones llevadas a cabo en estos días en relación al virus que apareció en chino varios investigadores han rastreado su origen.

Apenas hace un mes, no se sabia nada de este virus y hoy  es tendencia en las noticias a nivel mundia apareciendo en la mayorpia de los medios.

La comunidad científica se tuvo que poner las pilas en torno a este virus y correr con sus investigaciones entre ella su origen y está demostrando su nivel. En el último artículo que acaba de ser publicado, se explica el origen inusual y extraño del virus ya que nunca un virus ha pasado de serpientes a humanos.

De hecho, y como se explica en detalle en el artículo, el caso es aún más complicado. Porque el virus pasó de serpientes a humanos, pero antes pasó de los murciélagos a las serpientes. Y si un salto entre especies es raro, dos más.

También:  Las abejas se extinguirían pronto por el cambio climático

Bueno, en realidad no pasó intacto desde las serpientes, el virus mutó y cambió y se las pasó a los humanos.

Este virus pasó de murciélagos a serpientes, y allí encontró otro similar, otro virus de su misma familia siendo que se combinaron y el resultante es lo que está infectando a los humanos.

La diferencia fundamental entre el murciélago, la serpiente y el virus que infecta a los humanos es una proteína, en particular una glucoproteína, que sirve al virus para reconocer las superficies celulares.

Es decir, lo que ha cambiado entre las especies es la molécula que ayuda al virus a reconocer dónde comienza una célula y dónde puede ingresar.

Con este cambio, el virus puede reconocer las células humanas e infectarlas, algo que sería mucho más difícil de no haber mutado.

Pero, además de lo interesantes que pueden ser estos descubrimientos a nivel científico,  también proporcionan información relevante para el tratamiento de la enfermedad.

También:  Los polos magnéticos de la Tierra podrían invertirse

Conocer el origen, o ambos, en este caso, del virus nos permite rastrear sus cambios y comprender cómo está cambiando y evolucionando hasta su forma actual.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar