Carlos Alvarado y Arzobispo

Obispos católicos aflojan sotanas y se arrodillan ante el ateísmo de Carlos Alvarado

La Conferencia Episcopal de Costa Rica demostró una verdad vehemente ante la actitud manipuladora de Carlos Alvarado para con la Iglesia Católica.

Esa verdad es que le temblaron las piernas a los obispos y se le aflojaron las sotanas al regañar ayer públicamente a un sacerdote que le metió una sarandeada virtual al presidente ateo de Costa Rica Carlos Alvarado por usar la iglesia católica con el fin de manipular a las masas según dijo el cura Sixto Varela.

El sacerdote Varela también tildó de “ateos disfrazados” al presidente Alvarado y a su esposa, Claudia Dobles.

De todos es sabido que el PAC y el gobierno usa el ateísmo como forma predominante de pensamiento en sus filas donde es notorio el uso de esa moda en varias de las acciones y agenda de ciertos temas por parte de la administración del presidente Carlos Alvarado.

Esos temas son la agenda en pro del movimiento minorista LGTBI que agrupa a los homosexuales, lesbianas, transexuales y  bisexuales del país, más el sector que promueve la legalización del aborto en Costa Rica.

Nuestro presidente no escapa a ese “encasillamiento” por sus mismas acciones y decisiones y no algo antojadizo en la opinión pública al acuerpar esas agendas y movimientos.

Veamos lo que hace Carlos Alvarado:

  1. Dijo que fue a la Básilica de Cartago por una promesa que le hizo a su mamá (no al Dios católico).
  2. Evita usar el nombre de Dios (sea el que fuere) a la hora de juramentar personas tal y como dice la Constitución de Costa Rica.
  3. Permite que en su gobierno se hagan gestiones a favor del aborto, nombró a una defensora de ese acto como lo es Patricia Mora en el INAMU para que lidere esas acciones.
  4. Nombró un comisionado exclusivo para la comunidad gay en Casa Presidencial másno se atreve a nombrar a alquien que vele por las familias costarricenses. Tampoco hay alguien que defienda a los heterosexuales.
  5. Su partido fue parte de un contubernio con la CIDH para salir con una resolución que busca legalizar el matrimonio gay, siendo que de no ser por esa “jugada política” no sería presidente.

Estas acciones y decisiones por parte de Carlos Alvarado no son parte de un católico verdadero pues atenta contra las enseñanzas bíblicas, por lo que la misma iglesia católica en sus preceptos o reglas establece que una persona que promueva el aborto es considerado “asesino” y el que favorezca el homosexualismo tomado como “sodomita” por lo  no se le debe suministrar la comunión.

Es por esta razón que los obispos de la Conferencia Episcopal contradicen las mismas políticas de Roma y terminaron mostrándose débiles en la defensa de su fe ante los actos ateos y contrarios al cristianismo.

Sucumbieron a los pies de la agenda  y estrategias del presidente y su gobierno al crucificar al sacerdote Sixto Varela lavándose las manos con su comunicado.

Los Obispos dijeron que: “como miembros de un solo cuerpo que es la Iglesia, no hacemos distinción de personas, ni podemos juzgar las razones y anhelos presentes en el corazón de un hijo de Dios, siendo nosotros los primeros en reconocer y respetar el ejercicio de la libertad religiosa de todos los ciudadanos, incluyendo al señor presidente de la República”.

Escrito por Tatiana Montes de Oca

NOTA: las publicaciónes en esta sección son escritas por terceras personas que no son parte del staff de NotiCostaRica. Las mismas no necesariamente reflejan la linea editorial de nuestro medio y nos deslindamos de toda responsabilidad por su contenido.

loading...