domingo , febrero 18 2018
Inicio / Nacionales / Presidenta del INAMU acusa a su propio país Costa Rica ante la ONU
Alejandra Mora Inamu

Presidenta del INAMU acusa a su propio país Costa Rica ante la ONU

La Presidenta del INAMU y ministra de la Condición de la Mujer, Alejandra Mora, acusará a su propio país porque un sector de la población es conservadora y  basan sus argumentos en el miedo y el estereotipo según declaraciones dadas por ella el día de hoy .

El viernes dará un discurso en representación del “Estado” costarricense ante al Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW) donde expondrá que los “derechos sexuales” de las mujeres en Costa Rica están estancados por la resistencia de grupos conservadores y fundamentalistas que tienen participación y poder en las esferas políticas y religiosas.

También acusará a esos “grupitos” por usar una estrategia que pretende reducir el tema a una discusión sobre el “derecho a la vida”, cerrando los canales de diálogo y esgrimir argumentos desde el miedo y el estereotipo.

Por otro lado la ministra en declaraciones dadas a otro medio promotor de la Agenda LGTB dijo que para ella el estancamiento de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres es una de las mayores deudas con la equidad de género ya que esos derechos abarcan la posibilidad de las mujeres de decidir sobre sus cuerpos, disfrutar de su genitalidad sin amenazas o peligros y tener acceso a métodos anticonceptivos, por ejemplo.

Quiere el Aborto impune

Estas declaraciones de la ministra fueron acuerpadas y secundadas  por la Coalición Feminista para el Avance de los Derechos Humanos de las Mujeres quienes también denuncian en el mismo documento la violación a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, así como el incumplimiento del aborto impune pese a que está normado en el artículo 121 del Código Penal.

Según ellas esa disposición legal no se ejecuta debido a que no hay un protocolo para su realización y dos mujeres acudieron a la CIDH para acusar al Estado de Costa Rica por no permitirles interrumpir su embarazo pese a poner en riesgo sus vidas.

Mora indicó que “pese a que hay grupos feministas que promueven que se permita el aborto cuando el embarazo es resultado de una violación, la estrategia del Gobierno, ante las barreras y oposición de los conservadores, es concentrarse en que se cumpla como mínimo la norma del aborto impune.”

Las molestias de la ministra que la han llevado a plantear estas acusaciones en la ONU es contra las iglesias católica y algunas evangélicas así como contra varios diputados de la Asamblea Legislativa que través de sus partidos y dentro del orden democrático establecido lideran una batalla por “el derecho a la vida” , también está molesta por una campaña que involucra objeciones a la labor del INAMU y a que se realice el procedimiento de Fertilización In Vitro (FIV) en el país.